Saltar al contenido
Portada » Cuando España deslumbró al mundo

Cuando España deslumbró al mundo

Entre los años 2008 y 2012, España maravilló al mundo entero y dominó por completo todas las competiciones gracias a un fútbol basado en la posesión del balón. Se convertía, así, en la primera selección en lograr el triunfo de forma consecutiva en forma de Eurcopa-Mundial-Eurocopa.

Luis Aragonés primero con la victoria en la Eurocopa de 2008 y posteriormente Vicente del Bosque con los triunfos en 2010 y , hicieron de España el equipo referente en el fútbol mundial ante el que aficionados y expertos terminaron por rendirse.

Un comienzo polémico

Aunque todos recordamos como terminó la historia, con España ganando Europa, Mundial y Eurocopa de forma consecutiva, debemos echar la vista atrás y recordar cómo fue el comienzo de la «época dorada» de España y su famoso «tiki-taka».

Mundial 2006

Pese a que España comenzó ganando 1 a 0 ante Francia en los Octavos de final, el exceso de confianza por un lado y la falta de contundencia por otro propiciarían que los blues le dieran la vuelta al marcador y terminaran enviando para casa a la selección española por un 1 a 3 tan doloroso como sonrojante.

Tras la eliminación, gran parte de los aficionados y la prensa deportiva pedían una renovación de la selección y la dimisión del seleccionador, Luis Aragonés.

Luis Aragonés Vs «La prensa»

Con la cercanía de la Eurocopa 2008, una decisión de Luis Aragonés desató la polémica (más bien la prensa deportiva fue quien la desató) al decidir no volver a convocar a Raúl González, capitán del Real Madrid y hasta aquel entonces jugador franquicia de la selección nacional.

Esta decisión supondría un debate casi encarnizado cada vez que el seleccionador tenía que anunciar una convocatoria en el camino hacia la Euro 2008, llegando incluso a tener un durísimo enfrentamiento con Alfonso Azuara, colaborador en el programa «Al primer toque» de Onda Cero, el cual acusaba al seleccionador de ocultar los verdaderos motivos por los que no llevaba a Raúl González a la selección.

2008: el año que lo cambió todo

En 2008 llegaría la cita que cambiaría para siempre la historia futbolística de España y que encumbraría a «La Roja» a los altares del fútbol, algo que confirmaría (y superaría) en la siguiente cita, el Mundial de Sudáfrica.

Tomando la columna vertebral de un FC Barcelona entrenado por Frank Rijkaard, Luis Aragonés fue reuniendo las piezas necesarias para terminar de conformar un equipo que terminaría sometiendo a sus rivales mediante su fútbol.

Tras una extensa carrera, Luis Aragonés sería el técnico que cambiara la historia de España
Tras la dura derrota en la final de Copa de Europa ante el Bayern, Luis Aragonés consiguió el gran título que le faltaba en su carrera.

Con pleno de victorias en la fase de grupos arrancó España, con el temido «muro de cuartos» a la vuelta de la esquina. Para nuestra desgracia, nuestro rival en aquella ronda maldita sería la, por aquel entonces, siempre temible Italia. Pero una «santo», llamado Iker Casillas, y un joven Cesc Fábregas, empujaron a España a través de los penaltis hacia las semi finales.

Tras deshacerse de Rusia en semi finales, España debía vérselas con la competitiva y peligrosa Alemania en la final. Pero el fútbol le debía una a Luis Aragonés, y finalmente le daría el premio y el reconocimiento que se había labrado durante toda su carrera.

Del mismo modo que el rodillo alemán del Bayern Munich privó a Luis Aragonés de ganar la Copa de Europa como jugador con el Atlético de Madrid, la selección alemana fue la víctima del «Sabio de Hortaleza» que lograba su primera Eurocopa de selecciones (con gol de un ídolo rojiblanco como era Fernando Torres).

Del «Sabio» al «Hombre tranquilo»

Con la victoria en la Euro 2008, España alzaba un nuevo título tras 44 años de espera, Luis Aragonés anunciaba que dejaba la selección y su relevo sería Vicente del bosque.

Y como quiera que el fútbol es así de caprichoso, de igual manera que un «rojiblanco» había relevado a un «madridista» de la selección (en referencia a Raúl González), ahora era un madridista quien relevaba a un rojiblanco al frente de España.

Diferencias entre la España de Luis y la España de Del Bosque

Con Luis Aragonés, España supo alternar sobre el campo el 1-4-4-2 con el 1-4-3-3 en función de dónde estuvieran situados jugadores como Silva o Iniesta, que tanto pronto se incrustaban en el centro del campo, dejando a Villa y Torres en punta de ataque, como daban un paso adelante y se situaban en un costado formando un tridente en la punta de ataque.

En el centro del campo, Xavi y Marcos Senna eran casi inamovibles para Luis Aragonés.

Además, otro factor que destacaba la gran diferencia de estilos era la personalidad de ambos seleccionadores. Donde Luis Aragonés era un torbellino, Vicente del Bosque era la tranquilidad personificada (y si no, que se lo pregunten a Samuel Eto’o).

Vicente del Bosque sorprendió a todos al formar un centro del campo con Busquets y Xabi Alonso como doble pivote, algo que terminaría por darle la razón, ya que esto iba a permitir que Xavi Hernández adelantara su posición y jugara con libertad de movimientos junto a Andrés Iniesta.

En punta de ataque, David Villa se mantendría como el hombre gol de la selección.

En cuanto al estilo de juego, si bien con Luis Aragonés la selección alternaba momentos de posesión de balón con rápidas jugadas de contragolpe, con Vicente del Bosque se vio a una España mucho más dedicada a dominar mediante la posesión del balón, y buena prueba de ello sería, entre otros partidos, la final de la Eurocopa de 2012 contra Italia.

Los bajitos de España al poder

Entre 2008 y 2012, España dominó el fútbol europeo y mundial con un «equipo de bajitos». Los Xavi, Iniesta, Silva, Pedro y compañía demostraron que podían competir de tú a tú contra cualquier rival: en la Euro 2008 fue Alemania quien salió derrotada pese a su poderío físico histórico.

En el Mundial 2010, esos «bajitos» superaron a la siempre difícil Alemania en semi finales y el durísimo juego holandés para ganar el título. Y en la Euro 2012 volvieron a asombrar al mundo al dejar en el camino a Francia (cuartos de final), Portugal (semi finales) y apabullar a Italia en la final por 4 a 0, partido en el que Silva o Jordi Alba tuvieron un papel estelar.

Haciendo historia

Tras el triunfo en 2008 en la Eurocopa, España llegaba al Mundial de Sudáfrica con nuevo seleccionador y habiendo cambiado algunas de sus piezas clave. Además, estaba la posibilidad de cruzarse con equipos como Brasil, Argentina o las siempre difíciles selecciones africanas.

Para colmo de males, España arrancó el mundial cayendo derrotada ante Suiza, lo que levantó una oleada de críticas, especialmente hacia la figura de Sergio Busquets, el cual sería defendido a capa y espada por parte de sus compañeros y del seleccionador Vicente del Bosque.

Tras derrotar a Honduras y a Chile, España se mediría a Portugal en los Octavos de final, venciendo con dificultades por 1 a 0. Y en Cuartos de final, ante Paraguay, aparecería por primera vez en el mundial la figura de «El Santo», al detener un penalti con 0 a 0 en el marcador. España ganaba 1 a 0 y se metía en semifinales.

Los duelos ante Alemania y Holanda

El duelo que protagonizarían España y Alemania (que venía de eliminar a Argentina por 4 a 0) en las semi finales fue sin lugar a dudas de los que merece la pena guardar en vídeo para ver una y otra vez. Tan sólo el inolvidable gol de Carles Puyol a la salida de un córner evitó que el partido se decidiera en la prórroga o los penaltis. Holanda esperaba en la final.

La primera parte de la final fue casi un ejercicio de supervivencia en el que los «bajitos» tuvieron que resistir el duro juego holandés, que no lograba frenar sino con patadas el dominio español del balón.

Ya en la segunda parte, «El Santo» apareció de nuevo en la portería española para hacer la que él mismo ha definido como la mejor parada de su vida, en un mano a mano ante Arjen Robben que heló la sangre de la afición española.. En el minuto 61, España pudo perder el mundial, pero Iker Casillas obró el milagro.

Hasta que llegó la prórroga y el ya mítico «Iniesta de mi vida» de José Antonio Camacho. Si un jugador merecía marcar ese gol, en mi opinión no era otro que Andrés Iniesta.

Dos Eurocopa y un mundial en cuatro años, son el legado de la mejor generación de futbolistas españoles de la historia
Entre 2008 y 2012, España fue la reina del fútbol mundial

Eurocopa 2012: un vendaval llamado España

España lograría alzarse con la Eurocopa 2012 en un torneo casi perfecto, al encajar tan sólo un gol (en el primer partido ante Italia, su rival de la final) y ser el equipo más goleador con 12 tantos anotados. Además, España tuvo un 59% de media de posesión del balón.

A nivel individual, Fernando Torres y David Silva fueron máximo goleador y asistente respectivamente con tres tantos y asistencias cada uno, mientras que en el ranking de recuperaciones España arrasó con Jordi Alba (45), Busquets (44, empatado con Bonucci), Piqué (43), Sergio Ramos (41) y Arbeloa (39) en los primeros puestos.

España demostró su mejor versión en los cuartos de final ante Francia, a la que derrotó por 2 a 0 y, por supuesto, en la exhibición realizada ante Italia en la final, lo que le valió innumerables elogios y calificativos de todos los rivales.

Se cerraba un ciclo único e irrepetible en el fútbol español y mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *