Saltar al contenido
Portada » Mbappé: ¿un nuevo mercenario en el fútbol?

Mbappé: ¿un nuevo mercenario en el fútbol?

¿Es Mbappé el último mercenario del fútbol?

Lo que amenazaba con ser el culebrón del mercado de fichajes de este verano, ha terminado mucho antes de lo que nos podíamos esperar. El pasado fin de semana Kylian Mbappé anunciaba que renovaba hasta 2025 por su actual club, el PSG, para sorpresa y/o decepción de una gran parte de aficionados madridistas. ¿Es realmente Mbappe un nuevo mercenario del fútbol?

En mi opinión, y por desgracia, no sólo en el mundo del fútbol actual sino también en la sociedad actual, estamos en una época en la que el espíritu de autocrítica y de análisis con cierto raciocinio brillan por su ausencia. Y para que podáis entenderme, me vais a permitir retroceder unos cuantos años en el tiempo.

Cuando Florentino Pérez dominaba los mercados de fichajes

En el año 2000, Florentino Pérez sorprendió por completo al mundo del fútbol al pagar la cláusula de Luis Figo (10.000 millones de las antiguas pesetas) y desatar por completo una guerra entre Real Madrid y F.C. Barcelona.

Cierto es, que unos años antes, el propio F.C. Barcelona había fichado a Rivaldo del R.C. Deportivo de La Coruña pagando los 4.000 millones de pesetas de su cláusula, pero por aquel entonces, la cláusula que Luis Figo tenía parecía fuera de todo alcance.

Con el reclamo de jugar en el Real Madrid, y la inteligencia propia de un gran empresario, Florentino Pérez realizaría algunos de los fichajes más caros de la historia, aprovechando que ningún otro club podían hacer frente al poder económico del que disponía el conjunto blanco.

Los antecedentes del mercado

El mencionado Luis Figo (60 millones de euros), Ronaldo (45 millones de euros), el controvertido fichaje de David Beckham por 35 millones de euros (el cual llegó a pedir el famoso «transfer request» para salir del Manchester United), los 25 millones pagados por un jovencísimo Robinho, los más de 70 millones pagados por Zinedine Zidane, los 96 millones de Cristiano Ronaldo (otro jugador que el Real Madrid consiguió que se declarase en rebeldía contra su club), los 65 millones pagados por el brasileño Kaká, los 91 millones por otro jugador que se declaró en rebeldía para forzar su salida como fue Gareth Bale o los 30 millones que pagaron por Modric (de nuevo tras declararse el jugador en rebeldía), son algunos de los ejemplos que, tras el «no» de Mbappé al Real Madrid, parecen haber olvidado los aficionados blancos.

La locura del fútbol moderno

Vaya por delante que me parece una auténtica locura en lo que se ha convertido el fútbol actual, y creo que debería buscarse una alternativa o un mecanismo de control para evitar que se sigan pagando las barbaridades ingentes de dinero que se están moviendo.

Pero creo que los aficionados madridistas deberían hacer autocrítica y reconocer que lo que el PSG les ha hecho (y que anteriormente le hizo al F.C. Barcelona con Neymar o Messi), es exactamente lo mismo que Florentino Pérez ha estado haciendo durante años al resto de equipos, Ya que si tachamos a Mbappé de ser un nuevo mercenario en el fútbol, los Modric, Cristiano, James, Bale, etc… también pueden ser considerados como mercenarios.

Por desgracia, vivimos en una sociedad que se mueve por dinero, salvo raras excepciones. Y en este momento, han aparecido unos señores con el respaldo de los llamados «petrodólares» que pueden pagar más de lo que cualquier otro club podría pagar. Es decir: al Real Madrid le ha salido una competencia tan fuerte y feroz como, muy posiblemente, desleal.

Y ahora viene la gran pregunta: ¿le garantiza al PSG la renovación de Mbappé el título que tanto ansían? Aquí mi respuesta sería que no. Y tenemos dos ejemplos muy claros: por un lado, el Chelsea de Roman Abramovich tuvo que realizar una inversión de más de mil millones de euros hasta que logró su primer triunfo en la Champions.

Y, por otro lado, el F.C. Barcelona, equipo en el que jugaba el mejor jugador del mundo y uno de los mejores de la historia (Leo Messi), tuvo que ver como a pesar de tener al argentino en sus filas, era el Real Madrid el que lograba alzar hasta cuatro veces en cinco años la «orejona» al cielo.

Posibles futuras soluciones

Quizás, tal y como ocurre en la NBA, la solución pase por poner un tope salarial y un mecanismo de control más férreo a los clubes para evitar que estas situaciones sigan produciéndose en el fútbol actual (mucha atención a los movimientos futuros de los nuevos dueños del Newcastle inglés, cuya fortuna se estima superior a la de los dueños de equipos como Manchester City o PSG).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *