Saltar al contenido
Portada » México 1986: El Mundial de Maradona

México 1986: El Mundial de Maradona

México 1986. El Mundial de Maradona. El relato con el que Víctor Hugo Morales narró el, posiblemente, mejor gol en la historia de los mundiales pasó a la historia. Se enfrentaban en Cuartos de Final dos grandes favoritas al título: la Argentina De Diego Armando Maradona y la Inglaterra de Gary Lineker.

Maradona, con «SU» Copa del Mundo

«La va a tocar para Diego… ahí la tiene Maradona… lo marcan dos, pisa la pelota Maradona, arranca por la derecha el genio del fútbol Mundial. y deja el tercero y va a tocar para Burruchaga… Siempre Maradona… ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! … Ta, ta, ta, ta, ta, ta, ta, ta… ¡GOOOOOOOOL! ¡GOOOOOOOOL! Quiero llorar… ¡Dios santo viva el fútbol! ¡Golaaaaaazoooooo! ¡Diegoooooooool! ¡Maradona! Es para llorar, perdónenme. Maradona, en una corrida memorable… en la jugada de todos los tiempos… ¡Barrilete cósmico! ¿De qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés, para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina…? Argentina 2, Inglaterra 0. ¡Diegooool! ¡Diegooool! ¡Diego Armando Maradona! Gracias Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas… Por este… Argentina 2… Inglaterra 0.

Víctor Hugo Morales, Mundial México 1986. Cuartos de Final.

Bien es cierto que previo a este gol, Maradona dejó para el recuerdo su famosa «Mano de Dios» en otra imagen para el recuerdo, pero lo que llegaría en el minuto 55 de partido con Maradona sorteando jugadores ingleses como si fueran juveniles, hizo que el país que vivía sumido en el conflicto de la Guerra de las Malvinas, se olvidara de todo y festejara como si no existiera nada más.

México 1986 fue, sin lugar a dudas, «El Mundial de Maradona».

La generación de 1986

Sergio Omar Almirón (Dorsal 1)

Formado en Newell’s, gracias al campeonato del mundo de 1986, dio el salto a Europa, al Tours, pero tan sólo un año después volvería a Newell’s, formando parte del equipo que se proclamaría campeón de la temporada 87-88 con el Piojo Yudica al mando. No jugó ningún minuto en el mundial.

Sergio Daniel Batista (Dorsal 2)

Fue uno de los grandes culpables del triunfo de Argentinos Juniors en la Copa Libertadores de 1985, con apenas 22 años, y ello lo catapultó a la selección argentina, llegando a jugar los siete partidos del mundial.

Ricardo Enrique Bochini (Dorsal 3)

«One Club Man» de Independiente de Avellaneda, donde ganó cuatro Copas Libertadores y dos Intercontinentales. Cuentan una anécdota del mundial de México 86 que dice que cuando Bochini se disponía a ingresar al campo en las semifinales contra Bélgica, Maradona se le acercó y le dijo: «Pase maestro. Lo estábamos esperando».

Claudio Daniel Borghi (Dorsal 4)

Llegó a ser elogiado por Platini tras la disputa de la Intercontinental de 1985 entre Argentinos Juniors y la Juventus. La proyección que se le auguraba nunca llegó a fraguarse, y aunque jugó en diversos equipos, no pudo volver a ser el jugador que deslumbró en Argentinos.

Jorge Luis Brown (Dorsal 5)

Único jugador de la selección campeona del mundo en 1986 que cuando se disputó el mundial estaba sin equipo, señal de la confianza que Carlos Bilardo tenía en él.

Daniel Alberto Pasarella (Dorsal 6)

Pese a que en el segundo título pasó casi todo el mundial en un hospital por una «extraña» gastroenteritis, Pasarella es el único jugador argentino dos veces campeón del mundo. Posee el récord de ser el defensa con más goles en el fútbol local argentino con 99, pese a jugar seis temporadas en Italia en las filas del Inter.

Jorge Luis Burruchaga (Dorsal 7)

Nombre ligado, sin duda al relato del «Gol del Siglo». Fue campeón de la Libertadores y la Intercontinental con Independiente en 1984. Aunaba visión de juego y una gran habilidad con el balón en los pies.

Néstor Rolando Clausen (Dorsal 8)

Lateral derecho con un gran despliegue físico, que destacaría en Independiente. Tras jugar el primer partido frente a Corea del Sur, no volvió a jugar en ese torneo ya que como él mismo reconoció, le afectaba la altura.

José Luis Cuciuffo (Dorsal 9)

Como defensor, destacaría por el gran sentido de la anticipación que tenía. Llegó a jugar en Francia, en el Nimes, siendo campeón de la segunda división.

Diego Armando Maradona (Dorsal 10)

Jugador capaz de ser la principal figura en dos escenarios hostiles como lo fueron el Mundial de México 1986 y, posteriormente, el Napoli italiano, donde dejaría para el recuerdo un calentamiento espectacular haciendo malabares con el balón. De espíritu rebelde, hizo soñar a toda una nación que vivía sumida en un conflicto bélico.

Pese a que no marcaría en la final, Maradona anotó dos dobletes en Cuartos de Final y Semifinales para dejar a su del selección a las puertas del título.

Jorge Alberto Francisco Valdano (Dorsal 11)

En el Mundial de México 86, sólo él, Pasarella y Maradona pudieron elegir el dorsal de sus camisetas. En España jugó en el Alavés, Zaragoza y Real Madrid, y fue el «socio invisible» de Maradona en el segundo gol a los ingleses. En la final, frente a Alemania, marcaría el gol más importante de su carrera deportiva. Tuvo que retirarse a causa de una hepatitis.

Héctor Adolfo Enrique (Dorsal 12)

En 1986, fue campeón nacional, continental e intercontinental con River, a lo que luego sumó el Mundial con su selección. Fue el jugador que le dio el pase a Maradona en el segundo gol frente a Inglaterra.

Óscar Alfredo Garre (Dorsal 13)

Jugó más de 600 partido con la camiseta de Ferrocarril, llegando a ser dos veces campóen de la mano de Carlos Griguol.

Ricardo Omar Giusti (Dorsal 14)

Jugó todos los minutos de los siete partidos del mundial, pese a ver una amarilla en el debut. Era lo que hoy enía d conocemos como un «todocampista». Formó parte de la época dorada de Independiente en los años ochenta.

Luis Alberto Islas (Dorsal 15)

En el mundial deMéxico 86, Bilardo eligió a Pumpido como portero titular, e Islas no seria cumplido su sueño de ser titular hasta el mundial de Estados Unidos 1994.

Julio Jorge Olarticoechea (Dorsal 16)

Jugador rápido y aguerrido, poída jugar en cualquóin er posicide la defensa y el medio campo. Previo al mundial, jugó en Racing, River y Boca.

Pedro Pablo Pasculli (Dorsal 17)

Entre los años 84 y 85, Pasculli se destaparía como un gran goleador, pese a no ser un jugador eminentemente técnico. En el Mundial marcaría el gol más importante de su vida al poner el 1-0 frente a la selección Uruguay en los Octavos de final.

Nery Alberto Pumpido (Dorsal 18)

Una de sus principales señas de identidad era el golpeo que tenía de balón cuando iniciaba los contragolpes. Además, destacaba por su sobriedad. En España, jugó en el Betis.

Óscar Alfredo Ruggeri (Dorsal 19)

Su pase de Boca a River, en una época en la que esto era visto como una traición, daría muestras de su temperamento y forma de ser. Sus duelos en el mundial contra Lineker y Rummenigge, son historia viva de los mundiales.

Carlos Daniel Tapia (Dorsal 20)

Zurdo y con un gran talento, fue uno de los jugadores involucrados en el traspaso de Ruggeri y Gareca de Boca a River, donde´ él y Olarticoechea se mudaron de River a Boca.

Marcelo Antonio Trobbiani (Dorsal 21)

Era un jugador con buena pegada y un físico interesante. Jugó en el Elche y destacó tanto en el equipo que comandaba Maradona en 1981 en Boca Juniors, así como brillaría en Estudiantes de la mano de Bilardo.

Héctor Miguel Zelada (Dorsal 22)

Su parada más importante la realizó cuando jugaba para América de México, en la final del campeonato 83-84, parando un penalty ante Chivas y con su equipo con un jugador menos.

A un paso del desastre

Pero no todo en este mundial fueron alegrías, pues Argentina estuvo a punto de quedarse fuera del mundial, y solo un polémico gol de Ricardo Gareca ante Perú evitó algo que nos habría privado de vivir un momento histórico.

Pese a todo, Argentina clasificó para el mundial y el resto de la historia la podemos recordar con el siguiente vídeo. México 1986: el Mundial de Maradona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *