Saltar al contenido
Portada » PIEZAS CLAVE: La Holanda de Rinus Michels y Johan Cruyff

PIEZAS CLAVE: La Holanda de Rinus Michels y Johan Cruyff

Mucho se ha hablado del papel principal que tenía Johan Cruyff en el engranaje de «La Naranja Mecánica», aquella magnífica selección holandesa que deslumbró al mundo entero con su fútbol en la década de los 70, dejando en un segundo plano el papel, y los antecedentes, de Rinus Michels.

Quizás sería imposible entender el resultado dentro del campo y el legado histórico de esta selección si separásemos ambos nombres, pues sin duda alguna Rinus Michels ejerció una gran influencia en Johan Cruyff, y el propio Cruyff supo exponer en el campo lo que Michels quería y necesitaba.

La Holanda de 1974 de Rinus Michels y Johan Cruyff
Rinus Michels y Johan Cruyff, las piezas clave de la «Naranja Mecánica»

Los años previos al mundial

Rinus Michels comenzaría a implantar su modelo de juego en el Ajax de Amsterdam entre los años 1965 y 1971, logrando cuatro títulos de liga, tres títulos de copa y la primera de las tres Copas de Europa consecutivas que lograría el conjunto neerlandés. Además, tendría bajo su mando en el conjunto ajaccied a jugadores como Johan Cruyff o Johan Neeskens (a los que posteriormente entrenaría en las filas del FC Barcelona).

La escuela holandesa comenzó a «exponerse» al mundo a finales de los años 60, si bien en aquella temporada 1969-1970 el AC Milan de Nereo Rocco barrería en la final de la Copa de Europa al Ajax deAmsterdam por un contundente 4 a 1.

En la siguiente temporada, el Feyenoord de Róterdam del histórico Ernst Happel lograría alzarse con la Copa de Europa al derrotar en la final al Celtic escocés. Comenzaría así un dominio a nivel de clubes de casi un lustro por parte de los equipos holandeses, ya que las siguientes tres ediciones de la Copa de Europa serían ganadas por el Ajax de Amsterdam (con el dato de que no encajaría ningún gol en las tres finales).

Con estos antecedentes a nivel de clubes, la escuela holandesa se fue ganando al público al tiempo que se acercaba la cita mundialista, y si bien al comienzo del mundial no se les contaba entre los favoritos, sus exhibiciones en los primeros partidos le fueron otorgando el cartel de aspirante, llegando a ser considerada favorita en la final ante la anfitriona, Alemania Federal.

Holanda Vs Uruguay (Mundial 1974). Partido cortesía de Footballia.net

Rinus Michels y el «fútbol total»

La filosofía de fútbol total que Rinus Michels quiso implantar en la selección holandesa se sustentaba en los siguientes pilares:

Compromiso total de los jugadores

Michels consiguió que todos los jugadores de la selección neerlandesa tuvieran un compromiso máximo con el modelo de juego, ya que de ello dependía en gran medida el éxito de lo que el seleccionador quería. A la hora de sacrificarse en defensa, no había excusa posible, y todos los jugadores tenían claros sus cometidos y lo que debían hacer.

Esto se veía claramente cuando el combinado holandés perdía el balón y realizaban su famosa «presión tras pérdida» o cuando recuperaban el balón y salían a la contra.

Reducir el espacio al rival

Si bien sería quizás Arrigo Sacchi en los años 80 el máximo exponente de la reducción de espacios, una década antes fue Rinus Michels el que se adelantó a todos sus rivales y decidió adelantar su línea defensiva y tratar de reducir al máximo el espacio concedido al rival

Esta reducción de espacios, unida a la intensidad física y la presión ejercida hacían de Holanda un equipo muy difícil de superar y de enfrentar.

La preparación física

Marinus Michels logró trasladar al campo su filosofía de «fútbol total» con un gran éxito, y para ello tuvo que lograr que sus jugadores tuvieran una gran condición física, ya que el modelo defensivo cuando perdían la posesión requería de un gran sacrificio hasta recuperar la pelota.

Además, el alto ritmo de juego que en casi todos sus partidos imprimía Holanda, hacía que los rivales se fatigaran en exceso tanto en ataque, por la dificultad que suponía superar la asfixiante presión neerlandesa, como en defensa cuando eran acosados por las líneas ofensivas holandesas y su verticalidad.

Apuesta por el fútbol ofensivo

La apuesta por el fútbol ofensivo de Rinus Michels era total. Y buena prueba de ello es que «su» Naranja Mecánica» apostaba por la incorporación continua de sus lateral al ataque, y prueba de ello eran las continuas apariciones de Suurbier, Rijsbergen o Krol en las inmediaciones del área rival.

Además, Rinus Michels decidió jugar sin un delantero dentro de referencia, los cual representó en algunos momentos más una desventaja (al carecer de un rematador que finalizara las ingentes ocasiones que generaba el caudal ofensivo holandés) que una ventaja (al no contar los defensas rivales con una marca de referencia).

Johan Cruyff, el factor diferencial

Sin duda alguna, Cruyff se convirtió en el factor diferencial de la selección de Rinus Michels. Su posición en el campo era en muchos momentos totalmente indetectable, pues abandonaba su supuesta ubicación en el campo y bajaba a recibir a la altura de los medio centros o se desmarcaba hacia una banda y desde ahí organizaba el ataque.

Johan Cruyff era el jugador al que todos sus compañeros buscaban cuando el partido se atascaba y el eje sobre el que giraba casi todo el juego ofensivo de Holanda.

En el mundial de 1974, en los partidos de la primera fase ante Uruguay y Bulgaria, Cruyff realizó dos auténticas exhibiciones de fútbol ofensivo, especialmente participando en las transiciones ofensivas.

Bulgaria Vs Holanda (Mundial 1974). Partido cortesía de Footballia.net

Partiendo de una posición de media punta o «falso delantero», era habitual ver a Cruyff moverse por todo el frente de ataque, lo cual suponía por un lado una gran capacidad asociativa con todos sus compañeros y por otro dificultar las marcas defensivas de los rivales, ya que requería una gran coordinación si querían marcarle en zona o un gran desgaste físico en caso de optar por el marcaje individual.

De Holanda a Barcelona

Rinus Michels fue entrenador del FC Barcelona en dos etapas (del 71 al 75 y del 76 al 78), coincidiendo con Johan Cruyff de jugador entre 1973 y 1975 y entre 1976 y 1978, convirtiéndose, quizás, en una de las mayores influencias del media punta holandés en su carrera deportiva.

En Barcelona, Cruyff disfrutaría también de otro baluarte de la conocida como «Naranja Mecánica»: Johan Neeskens.

Y al igual que hiciera Rinus Michels, Johan Cruyff repetiría trayectoria deportiva como entrenador, comenzando en el Ajax de Amsterdam y posteriormente haciéndose cargo del banquillo azulgrana y dando origen al conocido como «Dream Team».

A los mandos del FC Barcelona, Cruyff continuó con el legado de fútbol ofensivo que había conocido de la mano de Rinus Michels y que terminaría por llevar a las vitrinas del Camp Nou la primera Copa de Europa en la historia del FC Barcelona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *